Estudiar fuera, ¿complemento u obligación?

CINCODIAS – 

En septiembre, los universitarios reanudan las clases tras la pausa del verano. Unos lo harán en sus países y otros cruzarán la frontera para seguir con sus estudios. España repitió el año pasado como el país de Europa que más estudiantes envía al extranjero. Por ejemplo, de los casi 270.000 universitarios europeos que el curso pasado se acogieron al programa de las becas Erasmus, el más importante del continente, 39.249 eran españoles, un 1% menos que el periodo anterior.

Al mismo tiempo, España es el país que más alumnos recibe. El pasado año fueron 40.000. Los jóvenes europeos eligen nuestro país por varias razones, entre ellas aprender uno de los idiomas más hablados del mundo. El aprendizaje de lenguas también impulsa a los españoles, pero no es el único motivo.

Muchos intentan abrirse un hueco en el mundo laboral, ya que a la hora de encontrar trabajo, haber estudiado durante un tiempo en otro país da puntos extra. Un estudio realizado por la Comisión Europea sobre el programa Erasmus, con una muestra de unas 57.000 personas, afirma que los jóvenes que han estudiado en el extranjero tienen la mitad de probabilidades de ser parados de larga duración en comparación con los que no amplían sus estudios fuera de su país.

La situación del mercado laboral nacional tampoco acompaña. España vuelve a estar a la cabeza de Europa en paro juvenil, con una tasa del 53%, o lo que es lo mismo, 842.000 jóvenes que no encuentran empleo. En el pasado curso, 470.000 españoles de entre 18 y 34 años se fueron a otros países. Unos a buscar trabajo y otros a seguir con sus estudios.
El programa Erasmus es el que más solicitudes recibe cada año y el que más estudiantes envía a otros países, pero hay varias organizaciones que también ofrecen becas con las que marcharse al extranjero. Banco Santander, BBVA o Mutua Madrileña son algunas de ellas.

Otras entidades, como la Fundación Barrié, también ofrecen la posibilidad de completar el perfil académico fuera de España. La citada organización ha concedido 42 becas a jóvenes para que realicen másteres y proyectos de investigación predoctoral durante el próximo curso. Los lugares de destino son prestigiosos centros académicos de Estados Unidos y de Europa, como el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, en sus siglas en inglés), el centro de la Organización Europea para la Investigación Nuclear en Suiza (CERN, en sus siglas en francés) o la Universidad de Oxford, en Reino Unido. “Son los mejores lugares en los que formar líderes en cualquier ámbito de especialización”, explica Javier López, director general de la Fundación. “La experiencia les aporta aprender a trabajar con gente de otras culturas”, añade. Algunos de estos jóvenes nos explican el porqué han decidido salir a otros países.

Álvaro Dosil, Físico: “Para investigar hay que irse”

De una aldea en el concejo coruñés de Outes al CERN de Suiza. Nacido en 1982 y doctorado en Física en la facultad de Santiago, ha trabajado en varias ocasiones con el prestigioso centro. Ahora estará seis meses seguidos allí. “Es una oportunidad muy buena porque el hecho de estar en Suiza me da puntos sobre el resto. Ahora estamos trabajando en un experimento complejo, y si no estás allí, no puedes participar de lleno”.

En el ámbito profestional espera encontrar buenas oportunidades y conseguir liderazgo en el proyecto. En lo personal, disfrutar y aprender. No descarta trabajar en Suiza en un futuro. “Yo quiero investigar, y para ello hay que irse fuera de España”.

Miguel Ángel Nuñez, Ingeniero de Caminos: “Voy a terminar de formarme”

Viaja con toda la familia. Este ingeniero de Caminos, Canales y Puertos nació en Pontevedra en 1982 y se va con su pareja y su hija pequeña a Estados Unidos, una experiencia que les va a resultar provechosa a los tres. “Cuando volvamos a España en un par de años, mi hija vendrá hablando inglés”.

Es director de proyectos de energías renovables y aspira a tener más impacto en el sector. “Este viaje me va a ser muy útil. Me va a ayudar a lograr el objetivo de dirigir empresas en un futuro, el paso que persigo”. También sale al extranjero para terminar de formarse: “Me voy por inquietud, para completar mi perfil y conocer a gente como yo, con ganas de comerse el mundo”.

Nuria Rodríguez, Química: “Veré el trabajo de otros laboratorios”

Nació en 1987 en Rábade, provincia de Lugo. A esta licenciada en Química por la Universidad de Santiago siempre le ha gustado la educación y tiene ganas de explicar por qué la naturaleza funciona así. “Por esa razón me gustaría trabajar en laboratorios o en un sector relacionado con la docencia”. De momento, se va a hacer parte del doctorado a Oxford, en Gran Bretaña. “Allí veré cómo se trabaja en otros laboratorios y centros y aprenderé el idioma”.

Le gustaría ejercer su profesión en España, aunque es consciente de que “las cosas están muy complicadas”. Sin esta beca le habría sido muy complicado poder ir al extranjero para avanzar en su formación: “Ha sido una verdadera ayuda”.

Carina Carbia, Psicóloga: “Si no mejora la situación, me iré fuera”

Nació en 1989 en Pontevedra y se licenció en Psicología por la Universidad de Santiago. Se va a Bruselas a investigar los efectos del alcohol en adolescentes y jóvenes. “Estaré allí tres meses. Aprenderé métodos de trabajo diferentes y me ayudará a romper barreras lingüísticas”.

Cuando finalice su beca tendrá que volver a España, donde le gustaría poder trabajar. “Siempre esperamos que mejore la situación y espero que de aquí a unos años haya más oportunidades. Pero si no encuentro nada, tendré que irme al extranjero”.

Como el resto de sus compañeros, sabe que aprenderá de esta experiencia. “Una de las cosas que más valoro es poder ver cómo se trabaja en otros ambientes”.

José García, Economista: “Aunque sea difícil quiero trabajar aquí”

Se va a hacer un máster de Desarrollo Local a la London School of Economics, pero quiere volver para trabajar en el sector del desarrollo rural en su tierra. Nació en 1984 en Vilariño de Conso, en Ourense, y se licenció en Economía en la Universidad de Vigo. “La beca es una buena oportunidad para formarme, me proporcionará contactos para el futuro”.

No descarta continuar con sus estudios en Estados Unidos o en algún país de Sudamérica. “Los gobiernos latinoamericanos están impulsando buenos proyectos e iniciativas”.

Lo que tiene claro es que quiere regresar. “En España el mercado está complicado y más en el sector del desarrollo, que es uno de los más perjudicados, pero quiero trabajar aquí”.

Eduardo García, Físico: “Un físico necesita irse de España”

“Para la formación de un físico es imprescindible irse fuera de España, y uno de los mejores destinos es Inglaterra”. Y a allá se marcha. Nació en 1992 en Madrid y se graduó en Física por la Universidad Autónoma de dicha ciudad.

“Aquí, la situación está complicada. En Gran Bretaña hay más financiación y sobre todo mejores infraestructuras, con mejores centros y medios”. No sabe qué hará en el futuro, “pero si tuviese oportunidades me quedaría aquí”.

Estará fuera un año y tiene claro que va a aprovechar esta oportunidad en todos los aspectos. “En la investigación, es bueno aprender de la gente que tiene más experiencia. Y a nivel personal, aprenderé inglés y conoceré el país y a gente nueva”.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CONTÁCTANOS

Dinos en qué podemos ayudarte y nos pondremos en contacto contigo a la mayor brevedad.

Enviando

©2016 Royal Universities Programmes | Política de privacidad 

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Ir a la barra de herramientas